Aprovecha tu ansiedad

intelemocional

El mejor truco para controlar tus nervios está en aprovechar la energía generada por la ansiedad y convertirlo en emoción. Descubre los tres pasos para conseguirlo.

Se aproxima la temida fecha en la que tienes que levantarte sobre el estrado y dar una charla frente a cientos de personas…y ya no te quedan uñas para morder. Tranquilo, estar nervioso es algo completamente natural e incluso positivo.

El truco está en saber controlar tus nervios y convertir la ansiedad en energía positiva. Te sorprendería el paso tan corto que hay entre nervios y emoción.

La próxima vez que tengas un examen, un evento importante, una presentación o una entrevista, prueba a poner en práctica las siguientes técnicas para reducir la ansiedad y verás como los nervios pueden incluso beneficiarnos. Todo está en como lo interpretes.

Primer paso – Respira profundamente: Antes de nada, si quieres reducir tus nervios tienes que respirar profundamente 3 veces. Cuando nos alteramos nuestro latido se acelera y no cogemos bien aire, por lo que nuestro cerebro detecta que algo va mal y activa el modo ansiedad. Respirar te ayudará a tranquilizarte y sentir los nervios sin necesidad de tener ansiedad.

Segundo paso – Controla tus emociones: Tú tienes el control de tu cuerpo y mente, así que gestiona tus emociones, no dejes que ellos te gestionen a ti. Aquí es cuando debes convertir los nervios en emoción: piensa contínuamente en lo emocionado que estás. “Estoy emocionado por compartir mis ideas con el público”; “estoy emocionado por aprobar este examen”; “estoy emocionado por conseguir este trabajo”. El miedo y la ansiedad pueden convertirse rápidamente en concentración y motivación.

Tercer paso – Aprovecha el exceso de energía: Presta atención a los gestos que haces cuando estás nervioso: aplaudir, saltar…y ponlos en práctica.

Intervención psicológica en atentados terroristas

senyerallaç

 

 

 

 

Objetivos de los Primeros Auxilios Psicológicos

  • Reducir el nivel de estrés causado por el atentado.
  • Fomentar que las personas puedan adaptarse a corto, medio o largo plazo después de los hechos.
  • Potenciar las estrategias de afrontamiento de las víctimas y afectados.

¿Dónde se aplican los Primeros Auxilios Psicológicos?

Los Primeros Auxilios Psicológicos se pueden aplicar en los centros que se establezcan para la recepción de familiares y afectados o centros de reagrupamiento o emergencias, incluso en el mismo lugar donde se han producido los atentados.

Los psicólogos o psicólogas intentarán encontrar un entorno tranquilo y cómodo para las personas dentro del caos inicial donde la desorientación es la protagonista.

¿Qué hace el psicólogo en los Primeros Auxilios Psicológicos?

  • Promover seguridad física y emocional.
  • Proporcionar calma y tranquilidad a la persona que acaba de vivir ese acontecimiento traumático.
  • Conectarlo con su red de apoyo personal.
  • Promover la auto eficacia.
  • Favorecer los procesos de afrontamiento psicológico.

¿Cómo lo hace?

En el momento en el que suceden los acontecimientos y el psicólogo o psicóloga comienza su labor, se inicia y efectúa una recogida de información de la situación y se trabaja con los demás profesionales que están en el lugar, adaptándose al plan de emergencias establecido por los responsables de la intervención, para coordinar sus acciones de la manera más rápida posible.

Después de planificar cómo se va a intervenir, el profesional de la psicología debe tener una gran concentración en el trabajo, ya que sus propias reacciones le darán a la víctima información sobre el control de la situación. Por tanto, el psicólogo ejerce de termómetro de la situación a las víctimas, y debe mantener y contener las propias emociones. La calma y seguridad en su trabajo  provoca la sensación de control de la víctima y la percepción de que los profesionales tienen todo bajo control. La clave es aportar certeza y apoyo en estas situaciones de incertidumbre.

Esta concentración del profesional no suele ser fácil, sobretodo cuando no se sabe si el ataque ha finalizado o qué está ocurriendo.

Fases en la intervención en los Primeros Auxilios Psicológicos

El psicólogo o psicóloga interviene en primer lugar con las personas que a su juicio lo necesitan de forma más urgente, que casi siempre son los colectivos más vulnerables como menores de edad y personas con discapacidad o ancianos. De una forma no intrusiva se inicia un primer contacto con las víctimas, informándoles de quién es y de cuál es su función: lograr que gestionen adecuadamente las dificultades físicas y emocionales derivadas del siniestro.

Tras comprobar que las víctimas tienen cubiertas necesidades básicas como alimentación, abrigo o atención médica, una función importante en estos momentos es generar seguridad y alivio emocional, procurándoles si lo necesitan contacto físico (abrazándoles, cogiéndoles la mano…).

En la medida de lo posible se estabiliza emocionalmente a la víctima, hablando con ella, de tal forma que perciba rápidamente que se están ocupando de su bienestar. Los sentimientos, descontrolados en esos momentos, se reajustan cuando se percibe que alguien se está ocupando de ti (potenciar el sentimiento de protección).

A continuación se indaga sobre las necesidades inmediatas de la víctima (donde dormir, identificación de efectos personales, como volver a casa, incluso comunicar un fallecimiento) y se procura asistencia práctica.

Se facilita lo antes posible que la víctima conecte con su red familiar y social (familiares, amigos…).

Finalmente el psicólogo o psicóloga informará y facilitará las “herramientas psicológicas” necesarias para que la víctima pueda afrontar esos primeros momentos o incluso días (informar para que comprenda cómo será su evolución emocional, técnicas de autocuidado, regulación emocional…). También se le informa de dónde puede acudir si se sintiera mal o incapaz de controlar su malestar emocional.

El papel del psicólogo en situaciones de emergencias masivas es importante en el momento crítico inmediato al accidente, en lo que llamamos primeros auxilios psicológicos; para amortiguar en la medida de lo posible el impacto psicológico que un atentado puede ocasionar en las personas. Este papel implica serenidad, profesionalidad, formación especializada y mucha, mucha vocación de servicio. De todos los profesionales que nos dedicamos a la psicología, quizás sean nuestros compañeros de emergencias los que en menos tiempo y bajo unas condiciones más difíciles ayuden a las personas de una manera más eficiente.

Desde Actitud i Més, quiero expresar el apoyo y solidaridad a todas las víctimas y a los profesionales que en la tarde del 17 de agosto están trabajando por recobrar la normalidad.

Baltasar Santos

Psicólogo.

 

*Artículo adaptado del publicado con ocasión de los atentados de París en https://www.areahumana.es/primeros-auxilios-psicologicos/

 

Tienes un superpoder ¿lo utilizas?

superpoder1

Los superpoderes no son exclusiva de MARVEL. Los seres humanos disponemos de algunos superpoderes alucinantes, capaces de cambiar el rumbo de nuestras vidas y nuestro entorno; capaces de generar bienestar y beneficios tanto a nosotros mismos como a quienes nos rodea. En este post, me centraré en uno de esos superpoderes. Cuando lo acabes de leer, podrás pensar que es una chorrada y seguir como hasta ahora o ponerlo a prueba y comprobar por ti misma las ventajas de este superpoder. Tú decides.

¿Qué beneficios provoca este superpoder?

  • Vidas más satisfactorias. Las personas que utilizan este superpoder disfrutan de vidas más plenas, relaciones de pareja más duraderas y experimentan mayor bienestar y éxito a lo largo de sus vidas; según un estudio de la UC Berkeley.
  • Mayor longevidad. Las personas que utilizan ese superpoder vivien una media de 7 años más que quienes no lo aplican, según un estudio de la  Wayne State University en 2010.
  • Mejora la comunicación interpersonal. Es un superpoder controlable y contagioso. Dos estudios (2002 y 2011) de la Universidad de Uppsala en Suecia, confirmaron que al aplicar este superpoder dificultamos que las personas que nos rodean puedan enfadarse, convirtiéndose por tanto, en el principal y más eficaz medio de comunicación.
  • Nos hace sentir mejor. Charles Darwin ya había desarrollado una teoría que explicaba la razón por la que el mero hecho de aplicar este superpoder, nos hacía sentir mejor.  Un estudio de la universidad Echnische de Munich demuestra con técnicas de neuroimagen, que la puesta en práctica de este superpoder activa los circuitos de las emociones positivas y de felicidad, corroborando la teoría de Darwin.
  • Estimula los centros cerebrales de recompensa. La aplicación de este superpoder estimula los mecanismos de recompensa de nuestro cerebro. Un estudio realizado en el Reino Unido ha descubierto que al aplicar este superpoder puede estimular tanto nuestro centro de recompensa cerebral como si recibiéramos 16.000 libras esterlinas en efectivo.
  • Reduce el estrés, la ansiedad y disminuye la presión arterial. El efecto terapéutico de este superpoder se ha asociado con niveles reducidos de hormona del estrés (como cortisol, adrenalina y dopamina), aumento de la salud y niveles de hormona que aumentan el estado de ánimo (como las endorfinas) y disminución de la presión arterial.
  • Mejora nuestra imagen. Cuando aplicamos este superpoder, no sólo conseguimos parecer más simpáticos y amables, sino también somos percibidos como personas más competentes.

Este superpoder es la sonrisa. Una manera sencilla y superpoderosa de mejorar de forma significativa tus pensamientos, tu apariencia y tus relaciones con los demás. Contra más tiempo la utilices, más poder.

Haz la Prueba. No importa que estés de mal humor, mejor aún, porque así comprobarás el efecto positivo sobre tu estado de ánimo.

Ponte delante del espejo y ensaya tu mejor sonrisa, mantenla durante unos instantes y comprueba sus efectos.  Empiezas a creerme, ¿verdad?

Practica esa sonrisa en la calle, mientras tomas una copa con amigos, en el trabajo, con tu pareja, con tus hijos,  etc… verás qué cambio.

Si ya estás convencido, coge todas las fotos de perfil de tus redes sociales y cámbialas por una nueva foto en la que salgas sonriendo.

Utiliza este superpoder en todo momento y situación y conseguirás maximizar sus efectos beneficiosos, y luego, si te apetece compartir tu experiencia, estaré aquí para escucharla con interés.

sonrisa2

 

 

Mindfulness para la gestión de las emociones.

images-2Las emociones son respuestas automáticas que nuestra mente y nuestro cuerpo generan ante determinadas circunstancias. Sentimos miedo cuando se nos presenta una amenaza a nuestra supervivencia, sentimos ira tristeza cuando tenemos una pérdida, y así, podríamos repasar todas y cada una de las emociones que sentimos.

Sin embargo, estas emociones también aparecen cuando las situaciones que las evocan no son reales, sino imaginadas o interpretadas como tal. Es en esos momentos, cuando las emociones pueden jugarnos malas pasadas e, incluso, someternos a su disciplina.

Nuestra convivencia con las emociones es ambigua, puesto que mientras cuando la situación es real las emociones automatizadas tienen el objetivo de protegernos; no es así cuando las situaciones que provocan estas emociones son fruto de una mala interpretación.

De esta manera, los celos, los miedos más diversos a situaciones completamente inocuas, y otras emociones fuera de contexto, son consecuencia de una automatización que es necesaria abordar.

El Mindfulness es un conjunto de técnicas que tienen por objetivo observar esas emociones como si fuéramos observadores externos, sin juzgarnos por experimentarlas, pero entendiendo su proceso.

Aceptar estas emociones descontextualizadas sin intentar luchar contra ellas, sin reprimirlas, sin castigarnos a nosotros mismos por experimentarlas, es la estrategia que el Mindfulness nos propone para que dejen de acompañarnos en el futuro.

No hemos de vivirlas ni con culpa ni criticarnos por ello, sino observarlas, entenderlas, aprender de cómo y por qué se han generado, y… dejarlas marchar.

El Entrenamiento en Mindfulness o Atención Plena en Emociones nos ayuda, al convertirnos en observadores del aquí y ahora interno, a ser más conscientes de cómo es nuestra convivencia con las emociones y a no vulnerar esas normas de convivencia.

Si quieres profundizar en el conocimiento de las emociones y en cómo gestionarlas para tu propio bienestar emocional, no dudes en llamarme.

¿Cómo afectan las redes sociales a nuestra salud mental?

jovenesEl uso de redes sociales está relacionado con un aumento en las tasas de ansiedad, depresión y problemas del sueño entre los jóvenes.

Así lo afirma el informe titulado #Status Of Mind, examining the positive and negative effects of social media on young people’s health (Estado de la Mente, examinando los efectos positivos y negativos de los medios sociales sobre la salud de los adolescentes), publicado por la RSPH (Royal Society for Public Health) y el Movimiento por la salud de los jóvenes (Young Health Movement).

Los jóvenes,  que han nacido en la era digital, suelen interactuar y comunicarse entre sí mediante Internet y las redes sociales, lo cual supone una gran oportunidad para el aprendizaje, las competencias digitales y la creatividad, pero también, predisponen a nuevos efectos negativos sobre su salud mental:

Algunos de los datos de que se disponen son:

El 91% de los jóvenes de 16 a 24 años usan Internet para acceder a las redes sociales.

– Se estima que la adicción a las redes sociales afecta a un 5% de los jóvenes, considerándose estos medios más adictivos que los cigarrillos y el alcohol.

– Las tasas de ansiedad y depresión en los jóvenes han aumentado un 70% en los últimos 25 años.

– El uso de redes sociales está relacionado con un incremento en las tasas de ansiedad y depresión, con dificultades del sueño, y con problemas de autoimagen.

– El ciberbullying o acoso cibernético es un problema creciente: 7 de cada 10 jóvenes afirman haberlo experimentado.

– Miedo a ser ignorado (missing out), caracterizado por la necesidad de estar constantemente conectado con las actividades de otras personas, para no “perdérselas”.

El estudio también resalta los potenciales efectos positivos de los medios sociales:

– 7 de cada 10 adolescentes afirman haber recibido apoyo en los medios sociales durante “momentos difíciles”.

– Los medios de comunicación social pueden actuar como una plataforma eficaz para la autoexpresión correcta y positiva.

Propuestas para la Administración:

El estudio finaliza con una serie de recomendaciones para el gobierno británico, que podría ser generalizable a todos los gobierno:

  • Formación en centros educativos sobre el uso seguro de los medios sociales.
  • El impulso de la investigación sobre los efectos de las redes sociales en la salud mental de los jóvenes
  • Creación de plataformas de medios sociales orientadas a identificar y apoyar a los usuarios que podrían estar experimentando problemas de salud mental a causa de sus publicaciones.

Como curiosidad:

El estudio señala a Youtube como la red más positiva e Instagram como la más negativa. Si quieres saber más, puedes descargarte el informe (en inglés) aquí.

Mejora tu gestión de las redes sociales: reserva entrevista en Actitud i Més

 

 

Sin miedo al Miedo

Psicología: Taller de 6 horas

taller

El mes de agosto es un buen mes para hacer un parón y dedicarse algo de tiempo a uno mismo. Romper con la rutina que nos lleva y nos trae por un camino que no nos gusta, y reflexionar y trazar el plan de acción para conseguir tus metas, tus sueños, tus objetivos.

Nada que dependa de nosotros es imposible. Nuestras únicas limitaciones son las que nos autoimponemos de forma consciente o inconsciente. Te ayudamos a identificarlas y vencerlas, para que puedas conseguir el cambio que necesitas.

Este taller, especialmente diseñado para tí,  se puede realizar de forma individual o en pareja, y lo dividimos en tres sesiones para que te de tiempo a poner en práctica lo aprendido y vencer las dificultades que se te presenten,

En la primera sesión, te explicaré brevemente en qué consiste el taller, y acto seguido nos centramos en tí, en tu situación actual, en tus sueños y en aquéllo que te limita. Veremos cosas acerca de los miedos, de las amenazas que todos tenemos y como afrontarlas con éxito. Veremos tus limitantes externos y los internos. En esta primera sesión, practicaremos dos técnicas de relajación: 1 para los que se relajan bien, y otra técnica para los que creen que no se pueden relajar (veremos!, Hmmm). Acabamos la primera sesióny ejercicios para casa.

En la segunda sesión, dibujarás tu futuro, hablaremos de tus metas y de cómo conseguirlas. Trabajaremos PNL para tratar los limitantes internos y para potenciar tus recursos.  Dibujarás o diseñaras tu futuro ideal, y te enseñaré la forma de conseguirlo. Practicaremos Mindfulness (y si no sabes lo que es, te lo explicaré y te enseñaré a concentrarte en el aquí y el ahora).

En la tercera sesión repasaremos todo lo conseguido, analizaremos las dificultades y te daré alguna herramienta más para que te sea más fácil conseguir lo que te has propuesto. Veremos tu personal branding (marca personal) y te daré indicaciones para mejorarla (si es el caso). Nos centramos en tus objetivos, metas y sueños…. y te daré un plan de acción por escrito para que lo lleves a cabo.

Estas tres sesiones de 2 horas cada 1 sólo te costarán 99 euros, y si haces tu reserva abonando el taller antes del 11 de agosto, te regalo 1 mes de coaching mediante whatsapp válido para todo el mes de septiembre. De esta forma, me tendrás a tu lado mientras pones en marcha tu plan de acción.

Puedes hacer tu reserva enviandome un whatsapp al 615.142.891 (mi nombre es Baltasar), enviándome un correo electrónico a bsantos@actitudimes.com , o rellenando el siguiente Formulario de reserva