Necesitamos políticos que digan lo que piensan pero sobretodo que piensen lo que dicen.

Rufian y sus intervenciones
Rufian se ha convertido en un Showman de la nueva política. Siempre en busca de la polémica, y del tweet fácil.

Inteligencia emocional en política

A raíz de las intervenciones de Rufián en el Parlamento español, más propias de un Show que de un escenario de debate; mucho se está hablando en los últimos días de la mediocridad y falta de altura de miras en nuestros políticos a nivel de todo el estado español, pero…si nos damos una vuelta por el mundo, tampoco van faltos de mediocridad: Trump, Kim Jong-un, Bolsoraro, Maduro…

Sin duda, en un artículo publicado por Andreu Gatuellas el 7 de octubre de 2017, titulado Inteligencia emocional aplicada al ámbito político,  el autor informa que había participado en un programa de formación en Inteligencia Emocional aplicada a la política denominado EQSP (Emotional Quotient for Smart Politics) y que dicho programa fue acompañado de una investigación dedicada a sondear el estado actual de la cuestión entre los políticos; y aquí se dieron cuenta de la existencia de 3 niveles de políticos:

  1. Un primer grupo de políticos en activo que eran incapaces de identificar, predecir emociones en los demás o darse cuenta del impacto que podían tener las emociones en las decisiones y posicionamientos de las personas. Una especie de “ceguera emocional” absolutamente alarmante.

2. Un segundo grupo integrado por políticos que identificaban, percibían y eran capaces de predecir pero les importaba tres pimientos, no le daban importancia a esa información emocional porque, o bien estaban en mayoría en el gobierno y entonces hacían y deshacían lo que les daba la gana, o porque simplemente no creían que fuera algo relevante.

3. Un tercer grupo identificaban, percibían y eran capaces de predecir, pero usaban las emociones sólo en favor de sus intereses. Es decir podía considerarse que eran inteligentes emocionalmente pero tenían la ética de de un psicópata.

Vamos que el panorama era (y es) muy desalentador, porque si bien el primer grupo tiene la “disculpa” de la incompetencia emocional, y el segundo de la irresponsabilidad supina, el tercer grupo está regido por el egoísmo y la maldad.

El tercer grupo, siempre según el autor, es el más preocupante porque son hábiles emocionalmente, pero se han pasado al “lado oscuro”. La inteligencia emocional es como la “fuerza” de los caballeros Jedi, es muy potente, pero se puede usar para el bien o también para el mal.

Un ejemplo de ésto son los dirigentes políticos (o grupos políticos) que manipulan o han manipulado emocionalmente a las personas de una forma brillante para llevarlos a hacer lo que han querido. Adolf Hitler lo hizo, Joseph Goebbels lo hizo, George Bush lo hizo, Jose María Aznar lo hizo, Trump lo hizo en su proceso electoral, el Estado Islámico lo hace  

Las Habilidades de la inteligencia emocional

Existen 4 habilidades troncales en Inteligencia Emocional: Identificar, Usar, Entender y Manejar (Modelo de Habilidades de Salovey y Mayer 1997).

Identificar/Percibir: percibir la emoción y darse cuenta de como ésta puede impactar sobre el pensamiento o las decisiones que se toman.

Usar/Facilitar: saber que emoción puede ser la más útil para facilitar una tarea o para conseguir lo que se quiere conseguir (cuidado con ésta porque en política es la habilidad clave, para bien y para mal).

Entender/Predecir: saber porque la otra persona o tu mismo os sentís como os sentís, que ha llevado a la/s persona/s a sentirse de esta forma. Esta habilidad también tiene un componente de predicción de lo que puede pasar si se sigue/n sintiendo así.

Gestionar/Manejar: tiene que ver con la capacidad o alternativas que se disponen/escogen para gestionar la emoción o la situación a nivel emocional. Tiene que ver con que escogemos hacer para manejar la situación interna propia o de los demás.

De todas estas habilidades, la que más utilizan nuestros políticos es la segunda. Identifican a la perfección el desánimo de la gente de a pie, el cabreo colectivo por los recortes, la falta de trabajo o su mala remuneración, y generan shows mediáticos para captar la atención de los ciudadanos, con el objetivo de que digamos “ole, ese político le echa narices, dice lo que piensa”.  Sin embargo, lo que crean es división, odio, y más problemas.

Desde aquí, creo que es  necesario decir lo que se piensa, pero aún más, pensar lo que se dice. 

La política no debe ser un show de cara a la galería sino el medio para el progreso de nuestra sociedad

Decía Gaspar LLamazares hace unos días en una entrevista, que la política se ha convertido en los últimos años en un lamentable espectáculo en el que sus protagonistas, más que intercambiar argumentos, acuden a sus cámaras de representación en busca de un titular, de un tweet, de una foto o de un whatsapp viral de cara a sus electores.

¿No se dan cuenta los políticos que la mala influencia que tienen en la ciudadanía?.  El descrédito de la política por obra y gracia de sus protagonistas, traerá consigo líderes más populistas, más radicales, aparentemente más cerca del pueblo, pero con discursos demagógicos enemigos del consenso y peligrosos por lo que llevan de exclusión del otro.

Miren Francia, con una extrema derecha revolucionaria, integrada dentro del movimiento “chalecos amarillos”, del que también forma parte la izquierda más radical, y que los últimos días amenaza con tomar por la fuerza las instituciones en París.

La situación española necesita de políticos con una altura de miras mayor de la que ostentan los líderes actualmente (incluída SM el Rey). La situación social sigue estando en precario, y es urgente revertir la situación de recortes en lo público, de desregulación de derechos sociales y laborales, y es urgente extender puentes de diálogo para alcanzar acuerdos en todo: en las pensiones, en derechos, en las relaciones entre los pueblos…en todo.

Sin embargo, no parece que éste sea el rumbo que llevan nuestros políticos:

-Un Puigdemont, huído, y que hace suyo el lema “contra peor esté todo, mejor para mí”.

-Un President de la Generalitat, Torra, que es un Hooligang de los sectores independentistas más radicales.

-Políticos independentistas presos: no ayuda en nada su encarcelamiento para resolver los problemas que ellos mismos contribuyeron a crear.

-Políticos estatalistas como Casado (PP) o  Rivera (C’S), para los que les va fenómeno las posiciones de Puigdemont y de Torra, para situarse como los máximos defensores de la unidad de la patria, lo que les da votos.

-Políticos pacificadores, como Sánchez (PSOE), que está intentando tender puentes de diálogo, pero que es atacado desde todos los flancos por intentarlo.

Concluyo:

Señores políticos: sepan que han sido elegidos para arreglar conflictos, no para crearlos. Dediquen su trabajo a argumentar de la mejor forma que puedan sus posiciones, entendiendo que para llegar a acuerdos, hay que salirse del marco de las posiciones partidistas, y enfocarse en los intereses colectivos. Aparquen los insultos, chanzas y excesos gestuales, y dediquense a trabajar. Dignifiquen la política.

No digan lo que piensen, piensen lo que dicen, y si eso nos acerca a acuerdos, o nos separa de la solución de los conflictos que hoy nos afectan.

 

 

Las emociones de un autónomo

¿Qué son las emociones?

Según el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar social, las emociones (alegría, tristeza, miedo, ira…) son reacciones que todos experimentamos pero que en caso de un mal manejo  pueden acarrear un bloqueos, transtornos  o enfermedades.

Algunas de las situaciones que pueden despertar nuestras emociones, son sobradamente conocidas por todos:

  • Amenaza grave para nuestra supervivencia:  reaccionamos luchando, huyendo, manteniendo la situación de alerta o paralizándonos.
  • Confrontación de intereses con nuestros semejantes: Reaccionamos con ira o enojo.
  • Pérdida de un ser querido:  Reaccionamos con tristeza.
  • Celebración de un éxito o enamoramiento. Reaccionamos con alegría y júbilo.
  • Esfuerzo ante un reto. Reaccionamos con satisfacción.
  • Ante personas que necesitan nuestra ayuda. Reaccionamos de manera rápida y altruista aún a riesgo de nuestra seguridad.

En todos los casos, estas reacciones nos ayudan a afrontar mejor esas situaciones. Nos ayudan a adaptarnos a nuestro entorno.

Sin embargo, hay reacciones emocionales que se producen ante situaciones del pasado, o incluso, algunas otras que no hemos vivido todavía, situaciones que creemos que ocurrirán, que anticipamos, adivinamos o imaginamos.

Las emociones placenteras son esenciales para la memoria, para la toma de decisiones, para nuestro razonamiento lógico, y también para nuestra conducta, nuestras relaciones sociales y nuestro bienestar. Algunos datos que corroboran esta afirmación son:

  • Las experiencias emocionales son las más valoradas.
  • Los recuerdos que conservamos son mayoritariamente emocionales.
  • Necesitamos tensión emocional para decidir.
  • Decidimos muchas veces de manera emocional.
  • Las emociones nos preparan, nos motivan y nos guían.

Ahora que conocemos algo sobre las emociones, puedes averiguar cómo desarrollar en sólo 3 pasos la inteligencia emocional.

Ahora bien: ¿Cuáles son las emociones más importantes a tener en cuenta por el trabajador autónomo a lo largo de su vida profesional?

Planificación y gestión de las emociones

Uno de los riesgos de la persona que invierte en el emprendimiento de un negocio es dejarse llevar más por las emociones que por la planificación y ejecución del plan de empresa.

Un emprendedor que inicia su proyecto sin un mínimo de planificación está condenado a tardar mucho en alcanzar el éxito. Igual suerte corren los emprendedores y autónomos que cometen sesgos en la planificación con la construcción de escenarios poco o nada realistas.  Ojo! pasión por el negocio es una cosa, y que te ciegue la pasión es otra.

Recuerdo algunos emprendedores que arriesgaron su dinero en un proyecto de empresa alimentado por la ilusión del éxito, y que tenían tanta seguridad en su proyecto, que no vieron necesario ni hacer un pequeño estudio de mercado antes de iniciar el negocio.  Podéis imaginar cómo acabaron estas empresas.

Por tanto, una correcta gestión de las emociones nos ayudará a tirar hacia adelante con el negocio.

El desgaste emocional de no desconectar nunca

Cuando se habla de los inconvenientes de ser autónomo surgen muchas quejas sobre todo lo que se tiene que pagar (impuestos, seguridad social, etc). y sobre lo que cuesta cobrar.  Se habla de trabajar muchas horas, de no tener vacaciones o no tener a final de año la liquidez que su esfuerzo merece. Pero, pocas veces se habla del desgaste emocional del autónomo.

Muchos autónomos no desconectan nunca: cuando no están ejerciendo su actividad profesional, están pendientes de las tareas administrativa, de la contabilidad,, o de las maneras de captar nuevos clientes.

Desconectar para afilar el hacha.

No siempre somos capaces de encontrar soluciones plausibles a nuestros problemas de una forma rápida. Es difícil que se nos ocurran esas soluciones cuando estamos todo el día atendiendo nuestros clientes sin tiempo para pensar en nada más, y a menudo, nos cuesta dar con esas soluciones.

Los autónomos sufren este problema especialmente. En primer lugar porque su jornada laboral suele ser muy extensa, porque los fines de semana son más cortos y porque las vacaciones son inexistentes en muchos casos. De hecho, uno de cada dos autónomos reconoce que no desconecta nunca.

Igual que para cortar un tronco hay que parar a afiliar el hacha, también los autónomos deben desconectar un ratito al día, como mínimo.

Emocionar a los clientes: la clave del éxito

Si conectamos a nivel emocional con los clientes habremos conseguido la llave del éxito. Las emociones fidelizan, es por ello, que para un autónomo es importantísimo saber cómo puede emocionar a sus clientes. Pregúntate, ¿qué es lo que hace que tus clientes te elijan? ¿qué emociones les mueven? .  Piensa en que colores van a lucir en tu espacio de venta, cómo quieres que se sientan tus clientes en tu establecimiento.

Delegar, no se quiere, no se puede, no se sabe

A pesar del gran desgaste emocional de centralizarlo todo, de tener que controlarlo todo, muchos autónomos no saben, no pueden o no quieren centralizar. Algunos son saben delegar, otros no quieren y otros dicen que no pueden.

Del autónomo en modo Dios también se puede salir

Parece que son autónomos en modo Dios, omnipotentes y omnipresentes. Pero la realidad es otra. Si no se identifica el problema y se pide ayuda es muy complicado revertir la situación. Y esto solo acaba cuando estalla, se cae en una enfermedad o crisis profunda, muchas veces en forma de depresión.

Cuando ya existe un síntoma tan reconocible se toman medidas. El problema es que antes de esto, el autónomo tiene que aprender a relajarse, a olvidarse al menos unas cuantas horas al día de su trabajo. A desconectar por completo. Muchos utilizan el deporte como catalizador, especialmente los deportes de equipo. Si se trata de correr, de montar en bici o algo que podemos hacer nosotros solos, es más complicada esa desconexión.

Es habitual que el autónomo en algún momento eche la vista atrás, haga cuentas y piense que para lo que al final ingresa cada mes no le merece la pena tanto esfuerzo. Entonces a la primera oportunidad que tiene, comienza a trabajar por cuenta ajena, donde desconectar resulta un poco más fácil.

Los 7 Chakras a trabajar en coaching

Esquema de los 7 Chakras del cuerpo humano


Los Chakras son puntos estratégicos de nuestro cuerpo que generan, absorben, canalizan y transforman la energía. La palabra “Chakra” quiere decir “rueda” en sánscrito: porque alrededor de cada punto gira la fuerza energética universal, son “remolinos de energía cósmica”.

El concepto se originó, como muchos otros similares, dentro de la filosofía oriental hace miles de años; desde tiempos remotos se ha considerado que en el organismo existen ciertos núcleos fortalecedores donde se intercambian mayores niveles dinámicos de poder.

Uno de los cometidos del coaching es revitalizar nuestro cuerpo y desarrollar el espíritu mediante estos núcleos de luz. Nuestro equilibrio físico,mental y espiritual depende en gran medida del buen funcionamiento de estas áreas vitales. Tener equilibrados estos puntos significa que la energía fluye libremente por ellos y estamos sanos y vitales. Si alguno de ellos está bloqueado,puede implicar falta de salud,debilidad,resistencia psíquica,escasa claridad mental,síntomas físicos anómalos,etc… Por regla general,es harto complicado mantener todos estos centros armonizados. Normalmente, tenemos parte de ellos-o incluso todos-bloqueados, lo que dificulta bastante el bienestar general del organismo.

El primer paso es entender que somos como imanes que atraemos, repelemos y transformamos los recursos de energía que existen a nuestro alrededor. Un trabajo de este tipo,una vez más, requiere de constancia y paciencia. No es fácil desbloquear tensiones y tanta energía acumulada cerrada desde hace probablemente muchos años en cada una de las personas.

Existen 7 núcleos principales en nuestro cuerpo que están unidos por un canal energético que corre a lo largo de toda la espina dorsal. Cada uno de ellos queda asociado a un punto de acupuntura tradicional próximo y a una glándula endocrina importante. La filosofía ancestral también ha asociado un elemento natural, un color y un símbolo ideográfico en forma de flor de loto a cada punto.

Los 7 Chakras representan cualidades sólidas de cada ser humano que completan las principales facetas de su personalidad. Siempre se ha considerado que dentro de ciertas partes del cuerpo se originan fuerzas desencadenantes de comportamientos, actitudes y facultades específicas que forjan notablemente el carácter de una persona.La buena o mala apreciación de las cualidades humanas responde a los mecanismos de trabajo,óptimos o perjudiciales,de estas partes del cuerpo. De ahí que una de las ideas básicas de la filosofía ancestral oriental trasladada a Occidente es sanar todos los Chakras para alcanzar la paz espiritual y la salud eterna.

*Chakra Muladhara* (Raíz,Fundamento)

Está situado en el perineo,entre el ano y los genitales.Es un punto relacionado con la pasión,la fuerza vital,la seguridad,el instinto y la resistencia física.Está asociado a las glándulas corticoadrenales o suprarrenales.Su elemento natural vinculado es la Tierra y se representa con la flor de loto de color rojo.Abierto expresa fortaleza,supervivencia y alegría por vivir;cerrado implica desgana,carácter endeble y desmotivación general.


*Chakra Swadhisthana* (Dulzura)

Está situado en el pubis,cerca del ombligo.Es el punto de la generosidad,las relaciones sociales,la entrega receptiva,la capacidad de dar y recibir afecto.Está asociado íntimamente a las gónadas y glándulas sexuales.Su elemento natural es el Agua y su símbolo es la flor de loto de color naranja.Abierto expresa buena energía sexual,emociones positivas y altruismo;cerrado es egoísmo,soberbia,desconfianza y bloqueos sexuales.


*Chakra Manipura* (Gema Brillante)

Está situado en el plexo solar,que es lo que comúnmente llamamos “boca del estómago”.Refleja la autoconfianza,el ego,el poder personal,el conocimiento individual.Su glándula vinculada es el páncreas.El elemento natural es el Fuego y la ideografía indicada  es la flor de loto de color amarillo.Abierto significa correcto nivel de autoestima,autocontrol y libertad propia;cerrado es inseguridad,rechazo individual y dependencia emocional.


*Chakra Anahata* (Intacto)

Situado en el pecho,a la altura del corazón.Es el área de las emociones,el amor,la compasión y la solidaridad.Queda asociado al corazón y al timo.Su elemento natural es el Aire y su color es el verde.Abierto denota que la persona es afectuosa,tierna y empática;cerrado implica que estamos ante una persona intransigente,aislada y poco dada a mostrar sus sentimientos.


*Chakra Vishuddha* (Purificación)

Ubicado en la garganta.Se refiere a la comunicación,la autoexpresión y al diálogo espiritual y la creatividad.Su glándula vinculada es la tiroides.El elemento natural es el Sonido,el Éter y queda asociado al color azul.Abierto da lugar a personas expresivas,creativas y autónomas;si está bloqueado, ocasiona caracteres incomunicativos,reservados y con poca libertad responsable.


*Chakra Ajna* (Saber,Percibir)

Está situado en el entrecejo,lo que denominamos comúnmente “Tercer Ojo”.Aquí se desarrollan capacidades mentales como la intuición,imaginación,creatividad y clarividencia.La glándula que trabaja es la pituitaria.El elemento es la propia Luz y su color es el índigo.Si lo tenemos abierto,poseemos ideas creativas,agudeza mental y percepción extrasensorial;estando cerrado adolecemos de vacío ideológico,delirios mentales,poco sentido práctico de la vida y falta de entendimiento.


*Chakra Sahasrara* (Multiplicado por Mil)

Queda ubicado en la parte superior de la cabeza o coronilla.Es el principal punto de energía,ya que es el que controla a todos los demás.Su función es crear un canal total de integridad,un sentido Superior trascendental de conexión con el mundo.La glándula que rige el sistema es la pineal.El elemento gobernante es el Espacio o el conjunto integrador de todos los elementos posibles.Su color específico es el violeta.Tener abierto este Chakra es esencial,porque significaría que hemos alcanzado la máxima expresión como entes conectados al Universo,el equilibrio perfecto,la esencia espiritual principal.Y lo más importante,al representar el eje clave de gobierno,significaría que los demás Chakras están bien orientados y que hemos alcanzado el culmen de la armonía.Al tenerlo cerrado,reflejaríamos poco o nulo sentido vital y daría fe de que el resto de núcleos no marchan bien,por lo que manifestaríamos un desequilibrio de fuerzas desvinculado de nuestra esencia natural y de lo que proyectamos a los demás en el exterior.

La técnica de la Silla Vacía

y de repente, la silla vacía

¿En qué consiste la técnica de la silla vacía?

La Técnica de la silla vacía es una técnica empleada en psicología. Aunque en un principio es una técnica muy trabajada dentro de la psicoterapia y más concretamente dentro del psicoanálisis y la terapia Gestalt, hoy su utilización está muy generalizada a otras corrientes psicologicas.

En Actitud i Més utilizo esta técnica para crear un diálogo entre el paciente y un ser que no existen, que puede ser la propia personalidad del individuo o bien una persona fallecida o que forma parte de nuestro pasado, o bien para recrear una situación conflictiva del pasado o una situación temida del futuro.

La Técnica de la silla vacía transforma la sesión de terapia en una situación ficticia. Nos permite conectarnos emocionalmente con nuestra propia experiencia para integrarla en nuestra vida, permitiendo que se desbloqueen algunas emociones que van a permitir que el paciente avance hacia su equilibrio y bienestar.

Durante la sesión, lo que se hace en todos los casos es hacer que el paciente cambie de silla, que asuma otro rol, para ver los acontecimientos desde otra perspectiva. Por ello, además de las dos sillas habituales utilizadas en el despacho de la consulta, se añade una tercera silla en la que la persona es inducida a imaginar que alguien o algo está sentado allí, para luego dirigirse a ella como si realmente estuviese presente.

Inicialmente, la persona proyecta una parte de su personalidad, una persona ausente, un sentimiento o una situación determinada con la que mantiene un conflicto,  para dar paso a un diálogo. Después, el paciente pasará a ocupar la silla vacía cambiando así de perspectiva. De esta forma, el intercambio de roles y de sillas favorece un diálogo que permite desbloquear aspectos que impiden al paciente avanzar en su bienestar.

Trabajando una situación o acontecimiento significativo para el paciente.

La técnica de la silla vacía permite trabajar sobre un acontecimiento que ha marcado a la persona alterando su vida de manera significativa. Una situación traumática como por ejemplo, un fallecimiento, un abuso sexual, una agresión o un despido laboral pueden ser situaciones sometidas a análisis por medio de esta técnica.

A través del contacto con las emociones y pensamientos que se evocan sobre esa situación pasada, la persona logrará expresar aquello que no pudo expresar entonces, y de esta forma, dará un significado diferente al hecho traumático, y descubrirá nuevas formas de afrontar y responder ante tal situación.

Trabajando el duelo ante una separación o fallecimiento

Por medio de la imaginación, la persona evoca a una persona que ya no está presente en el entorno actual del paciente, pero que sigue ocupando un lugar importante en su mente.  Este ejercicio permite que la persona se dirija directamente a esa persona imaginaria que ocupa la silla, transmitiéndole en el presente todas las emociones que le hizo sentir en el pasado y en la actualidad. El objetivo es lograr un efecto catártico.

Especialmente interesante es la situación imaginaria en la que la persona evocada es uno mismo, en el pasado o en el futuro.

Trabajando la silla como un espejo de la propia personalidad

En este caso, el paciente proyecta en la silla diferentes aspectos de su propio YO: necesidades, miedos, inseguridades, sentimientos, incapacidades, sentimientos, etc.  Cuando la persona proyecta aspectos de su propia personalidad en la silla vacía, le permite verse como un observador externo, descubriendo una visión más imparcial de si misma, y favoreciendo su autoaceptación incondicional.

Beneficios de la técnica de la silla vacía:

La técnica de la silla vacía puede ser de gran utilidad para:

  • Expresarnos y beneficiarnos de un cambio de perspectiva.
  • Distanciarnos y/o aprender a relacionarnos de otra manera con personas, situaciones o aspectos de nuestra personalidad que nos resultan difíciles.
  • Encontrar recursos internos y estrategias de afrontamiento que nos permitan desbloquear conflictos.
  • Descubrir nuestra capacidad de análisis, de introspección y de autosanación.
  • Descubrir la potencia del diálogo por encima del enfrentamiento o la negación.
  • Autoaceptarnos y/o aceptar las situaciones o personas que nos evocan un conflicto.
  • Centrarnos en el presente extrayendo las lecciones adecuadas del pasado.

Conclusión

La técnica de la silla vacía consiste en establecer un diálogo con un estímulo que nos produce malestar, que no aceptamos, o que nos sigue provocando emociones de ira, odio, tristeza o indefensión.  El objetivo es dialogar con lo que nos produce malestar, y explorar y manifestar lo que sentimos y cómo lo sentimos para convivir de forma más equilibrada y saludable con las experiencias negativas que nos ocurren.

Baltasar Santos

Psicólogo

¿Te da miedo conducir?. Este post te ayudará

sinmiedoaconducir

¿Qué es la Amaxofobia?

El término Amaxofobia hace referencia a la respuesta de intenso temor e incapacidad que experimentan algunas personas al conducir un vehículo solas o, simplemente, cuando piensan que tienen que hacerlo. La mayoría de las personas que lo padecen son mujeres, y ante la experiencia de extremo temor o ansiedad al conducir, quienes lo padecen muestran dos maneras de afrontar la situación:

– Restricción de las carreteras y calles por las que circulan.
– No conducir (o conducir poco o conducir nada)

¿Cómo se supera?

El abordaje terapéutico pasa por abordar los pensamientos irracionales sobre uno mismo y sobre el tráfico, y realizar una terapia de exposición en diferentes modalidades (en imaginación y en vivo), con el objeto de eliminar la respuesta de huída.

El trabajo en inteligencia emocional, las técnicas de relajación, y técnicas cognitivas como la parada de pensamiento son herramientas útiles, aunque no las únicas, para la terapia de esta fobia.

Baltasar Santos
Psicólogo clínico.

¿Y tú?¿has sufrido alguna vez el síndrome del impostor?

sindromeimpostorSi no lo has sufrido, enhorabuena, porque 7 de cada 10 personas lo han sufrido en alguna ocasión a lo largo de su vida profesional.

Quienes sufren El síndrome el impostor, consideran que están sobrevalorados, y que no son tan capaces como los demás creen.

Os hago una confesión. Durante algunos años tuve algunos cargos de cierta responsabilidad en una organización sindical para la que además trabajaba como asalariado desarrollando funciones como técnico de políticas activas de empleo. Mi vinculación con esa organización era doble: por un lado, trabajaba como técnico, y por otro lado militaba sindicalmente como cualquier otro trabajador afiliado, y había llegado a tener responsabilidades en este último ámbito.

Sin embargo, lo que para muchos pudiera ser una ventaja, para mí era todo lo contrario. Sentía el síndrome del impostor. En ocasiones me preocupaba en exceso que los demás me vieran como un impostor. Yo mismo pensaba que era un buen técnico, pero no tanto como responsable sindical. Nadie me decía que eso fuera así, pero yo lo pensaba. Las consecuencias eran que, literalmente, vivía en esa organización, dedicando más de 16 horas diarias a mis funciones técnicas y sindicales para que nadie pudiera tacharme de “impostor” por no provenir de una fábrica o de una gran empresa.

He conocido unas cuantas personas que, siendo grandísimas profesionales de su sector: sanidad, formación, administración…me han explicado vivencias muy parecidas a las mías: un exceso de celo para cumplir con todas las responsabilidades asignadas que te llevan a padecer síntomas de ansiedad, estrés, cuando no problemas de pareja, aislamiento de las amistades, etc… y lo peor de todo, es que no se vive negativamente, al menos en un principio, hasta que llega un día, en el que lo ves todo claro.

Reconocer que tu éxito profesional es una cuestión de mérito y que no tienes que demostrar nada extra más allá de tus conocimientos en una jornada laboral “normal” es el primer paso para vencer el síndrome del impostor. Tu éxito no tiene nada que ver con la suerte ni tienes que demostrar nada a nadie,más allá de tu profesionalidad y de cumplir con tus responsabilidades.

Quienes sufren este síndrome tienen la sensación de no estar nunca a la altura; de no ser lo suficientemente buenos, competentes o capaces; de haber perdido facultades, de ser impostores, vamos…un fraude. En muchas ocasiones, algunas personas (dirigentes, compañeros…) detectan que eres una persona que quiere cumplir de forma excelente con todas tus responsabilidades, y entonces….te asignan más responsabilidades… hasta que llega un momento en que ningún ser humano podría llevarlas a cabo de una forma racionalmente buena, y sobretodo, sin poner en peligro tu propia salud.

Normalmente, este tipo de síndromes lo padecen en aquellas profesiones donde la competencia es muy alta, pero también hay factores que favorecen su aparición. Por ejemplo creencias y pensamientos del tipo “no querer quedar mal con nadie”, “agradar a todo el mundo”, “no parecer incapaz”, “no saber decir no”…

Sea como fuere, si te ves reflejado con este síndrome, piensa que hay muchas más personas como tú que lo sufren, y empieza a valorarte a ti mismo y a practicar la asertividad. Sí, en efecto, pelear por tus retos, hacer valer tus opiniones, de forma amable y razonada, tener la perfecta seguridad para mostrar tu oposición ante una nueva petición, defender tus derechos sin agredir los de los demás….todo eso que supone la asertividad, es un remedio total para evitar el estrés y la ansiedad relacionadas con ese sentimiento de no poder hacer frente a las responsabilidades de tu cargo por no ser suficientemente buena.

El coaching y el trabajo cognitivo conductual en sesiones semanales con tu psicólogo servirán para analizar las causas y como afrontar tus responsabilidades sin juzgarte ni presionarte.

Se han identificado algunas causas de este síndrome, pero considero que todas ellas tienen su origen en un esfuerzo constante por agradar a los demás, de ser válidos a ojos de los demás, de no decepcionar a los demás y eso puede verse desde la más tierna infancia.

Esfuerzos de superación constante desde la infancia: querer agradar a los padres, traer buenas notas y ser un hijo/a ejemplar puede convertirse en una causa de este conflicto en el futuro. El amor de nuestros padres es incondicional, no depende de buenas notas ni de buenos comportamientos, pero no siempre se ve de esa forma cuando somos niños, y el miedo a no agradar a nuestros padres se queda fijado como un patrón de conducta que reproducimos constantemente en otras esferas de nuestra vida adulta.

De esta forma desarrollamos una baja tolerancia a la frustración, o mejor dicho, nos frustramos y calificamos de fracaso todo lo que no sea excelente, todo lo que no sea cumplir 100% con todas las responsabilidades que nos asignan aún cuando éstas sean excesivas. La autoexigencia exacerbada convierte el exceso de tareas en una frustración personal que combatimos con más tiempo de dedicación, a costa de la familia, de horas de sueño, de horas de descanso y de nuestra propia salud.

La mayoría de las personas que sufren el síndrome del impostor no dirían que se sienten como impostores, pero sin embargo, cuando oyen hablar de este tema tal y como lo desarrollamos en este post, se sienten plenamente identificadas.

¿y tú? ¿te sientes identificado/a?

Baltasar Santos.
Psicólogo clínico.

¿A tí qué música te amansa?

bethoven

La música que elegimos escuchar en cada momento tiene mucho que ver con nuestro estado de ánimo y emociones, pero también puede utilizarse para cambiar el estado de ánimo.

Todos tenemos una música que nos pone a 1000 por hora. Es más, depende del día, incluso podemos elegir una u otra música para ponernos a tope. Igual pasa cuando estamos en ese estado de “ploff”, abatidos, cansados o depres.

La regulación del estado emocional por medio de la música es algo que todos hemos experimentado muchas veces. Particularmente, utilizo Metallica para los estados de euforia, Mozart y Shubert cuando toca concentrarse o relajarse, Amaral cuando estoy nostálgico…y podría seguir asociando música y/o grupos a momentos concretos.

Buscamos música coherente con nuestro estado de ánimo. Sin embargo, desde la psicología hace tiempo que se utiliza la musicoterapia. Las melodías no son la pauta terapéutica básica ni exclusiva que se utiliza con los clientes/pacientes. pero sí que es una formidable ayuda para regular las emociones.

Así, con un paciente melancólico, se puede utilizar con una música que se adecúe a ese estado emocional (siempre según los gustos del paciente), para posteriormente escuchar otras melodías que acompañen (y promuevan) un cambio del estado de ánimo.

Recuerdo una paciente en un estado de mutismo (no hablaba). La sesión duró algo más de dos horas, y a partir de la segunda hora decidí utilizar la música. Puse youtube y pedí a mi paciente que pusiera la música que quisiera. Fuimos alternando canciones durante un rato, hasta que en uno de sus turnos, puso una canción cuyo estribillo era “quiero hablar” (aún me emociono cuando lo recuerdo). A partir de ahí, la comunicación fue más fluída.

La música tiene un efecto catárquico que nos ofrece la posibilidad de reconducir situaciones. Tanto es así, que en los últimos años se está utilizando con pacientes con párkinson o de alzhéimer.

Recientemente investigadores de las universidades de Bari (Italia) y Helsinki (Finlandia) han observado que la influencia que una misma música ejerce sobre el estado de ánimo de personas distintas, depende del tipo de gen D2 del que son portadoras.

Para Elvira Brattico, una de las autoras del estudio publicado en la revista Neuroscience, esta observación abre la puerta a una intervención no farmacológica para regular el estado anímico y las respuestas emocionales tanto a nivel de comportamiento como a nivel neuronal, por medio de la música.

A partir de estos datos, qué te parece si la próxima vez que estés un poco “depre” te pones una música acorde con ese estado, pero luego cambias a algo más animado y que sueles ponerte en momentos de alegría. ¿te atreves a probar?.

 

 

¿Te sientes mal por sentirte mal?

observayentiende

En nuestra sociedad parece que esté mal visto no estar siempre animado o de buen humor. De hecho, cuando no estás animado ni de buen humor, siempre hay alguien que te lo recuerda, a veces para que te dés cuenta de que se ha dado cuenta, y otras veces, con la más sana de las intenciones de ayudarte a salir de ese estado.

Sin embargo, cuando no estamos al 100%, esa presión a la que nos someten o a la que nos sometemos, nos hace sentir todavía peor, sobretodo, cuando ese estado de ánimo no se debe a nada concreto, o que no somos capaces de identificar, o que no quieres que te afecte o cuando se debe a factores y circunstancias sobre las que no podemos actuar, al menos en el corto plazo.

Sin embargo, reconocer y aceptar las emociones negativas (tristeza, resentimiento, etc) es beneficioso siempre que aceptes que tienes todo el derecho a sentirte mal. No queremos sentirnos mal ni de mal humor, pero si estamos en ese momento, lo mejor que podemos hacer es entender y aceptar esas emociones, sin juzgar si son o no exageradas, ridículas o fuera de lugar.

Efectivamente, según Iris Mauss, profesora de psicología e investigadora en un reciente estudio de la UC Berkeley, las personas que aceptan habitualmente sus emociones negativas mejoran sustancialmente su salud psicológica.

En efecto, la aceptación de emociones como la tristeza, el resentimiento, la melancolía, etc… sin luchar contra ellas o juzgarse por sentirlas, nos lleva a un autoconocimiento que hace mucho más fácil que no se repitan y que no nos estresemos o culpabilizemos por experimentarlas.

Tal y como hacemos con la práctica del mindfulness, entender nuestras propias reacciones negativas, es fundamental para nuestro bienestar general. Quienes aceptan estas emociones sin juzgarlas o tratar de cambiarlas son mucho más capaces de afrontar su estrés de forma adecuada.

Las emociones negativas son una reacción a algo que no nos gusta o que representa una amenaza. Por tanto, son necesarias y adaptativas. Sin embargo, una vez experimentadas podemos decidir quedarnos anclados en ellas o en cambio, entenderlas, no juzgarnos ni culparnos por experimentarlas, observar que son consecuencia de algo que no nos ha gustado y dejar que se marchen a los pocos minutos sin forzar.

Así que ya sabes. No te sientas mal por sentirte mal. Aprende de tus emociones negativas, que tienen mucho que enseñarnos sobre nosotros mismos.

Como dice Elsa Punset: “No es magia, es Inteligencia emocional”.

desintoxica tu mente con mindfulness

images-2¿Te sientes intranquilo/a? ¿estresada?. ¿Colapsada?. Quizás sea hora de dedicarte un tiempo para tí mismo.

El día a día está lleno de circunstancias que no controlamos. Vamos al trabajo, nos pasamos el día conectados con otras personas, tanto offline como online, y para colmo, las redes sociales pueden llegar a abrumar con tanta información interesante. Cuando llegas a casa, la televisión, el ruído de la calle o de los vecinos pueden ser nuevos estresores que dañan nuestro sistema nervioso.

Si te notas nervioso o intranquilo prueba a desconectar del ruído. Búscate un espacio tranquilo, en tu casa, en el campo o en la playa, en un jardín o junto a un río… Yo, personalmente, cuando estoy en casa por la noche y necesito equilibrarme del trabajo diario, apago la tele, la radio, los ordenadores y el móvil…no desconecto la luz porque tengo enchufada la nevera, que si no, también lo haría.

Para conseguir concentración y cultivar la atención es necesario liberarnos del alboroto mental constante provocado por “agentes contaminantes” como el estrés, el ruido, los problemas y la hiperconectividad de las redes.

Desconectar del ruído y de los pensamientos que te preocupan por un rato (aconsejable todos los días a partir de la hora que tú establezcas), te ayudará a recuperar el equilibrio y la paz interior que te ayudará a descansar, pero también a abordar los problemas y preocupaciones desde una mejor posición.

Entrenar la mente para vivir de forma más consciente (menos automática) y de forma más satisfactoria es posible con unas sencillas pautas de mindfulness. Espero que en breve podré impartir un curso de mindfulness en El Vendrell, pero mientras tanto, te dejo algunas pautas a seguir:

1.-Date cuenta de los factores que desequilibran tu paz interior: El ruído externo, los gritos, los vehículos, la televisión,…

2.- Si la situación te lo permite, distánciate físicamente de ese ruído que está aumentando tu nivel de estrés.

3.- Si la situación no te permite alejarte, hazlo mentalmente.  El siguiente ejercicio te ayudará a alejarte del ruído.

4.- Respira profundamente llevando tu atención a las sensaciones que se producen en tu cuerpo cuando respiras. Observa como el aire entra por tu nariz, atraviesa tu cuerpo hasta llegar a tu abdomen. Intenta respirar rítmicamente concentrándote en la respiración. Intenta que tus inspiraciones sean de 3 o 4 segundos de duración, inflándote como un globo, y tus expiraciones, el doble de tiempo, deshinchándote como un globo.

5.- Céntrate ahora en tus emociones. ¿cómo te sientes?. Si estás preocupado, observa las preocupaciones sin luchar contra ellas. Si estás triste, comprende la emoción de la tristeza. Si estás agobiado, observa como el agobio hace que tu cuerpo responda de una determinada manera. ¿Qué pensamientos se asocian a estas emociones?

6.- Ahora elige centrarte en el aquí y ahora. Si tienes problemas para concentrarte, vuelve a centrarte en la respiración, aunque también puedes elegir un punto fijo en el espacio, una estrella, una nube, cualquier objeto. céntrate en ese punto elegido y dirige tus pensamientos a ese punto.

Realiza estos ejercicios siempre que quieras, pero como mínimo una vez al día. Dedícate 10 minutos, y luego vuelve a tu actividad. Incorpora esta rutina y notarás los cambios en poco tiempo. Además es gratis.

Cada vez que realices una actividad gratificante (deporte, comer, estar con la familia o con tu pareja…) céntrate en esa actividad, en el aquí y ahora. Observarás como disfrutarás mucho más de la actividad, y lo que también es muy importante, los que te rodean también disfrutarán de tenerte presente.

Es importante desconectar durante esos ratos de las redes sociales y de cualquier otra distracción que pueda secuestrarte del aquí y ahora de las actividades gratificantes que estás realizando. Sé consciente plenamente de ellas. Cuando acabes ya volverás a conectarte nuevamente.

Disfrútalo, estás practicando mindfulness.